viernes, 22 de abril de 2016

Túneles de Roderick Gordon y Brian Williams



Título: Túneles
Autores: Roderick Gordon y Brian Williams
Editorial: Puck
Número de páginas: 439
Puntuación: 3,5/5

Sinopsis:

Will comparte con su padre una afición muy extraña para un chico de catorce años: pasa su tiempo excavando, buscando tesoros perdidos en las entrañas de la tierra. Así descubre que, bajo el mismo Londres, existen túneles que no constan en ningún mapa y puertas olvidadas durante siglos. Pero… ¿adónde llevan?

Cuando el padre de Will desaparece misteriosamente, el joven decide aventurarse en su búsqueda, desafiando la oscuridad y el temor a lo desconocido. Con la sola ayuda de su amigo Chester, se dirige hacia un mundo fascinante y a la vez aterrador, un mundo lleno de sorpresas, con sus propias leyes, extraños personajes… y terribles amenazas.    

Opinión:

Siendo honesto, este libro lo compré por mera casualidad. No sabía que el mismo editor de Harry Potter había seleccionado este libro por lo que desconocía el hype detrás de él. No sabía quiénes eran los autores. No sabía la trama. No sabía nada.
En Túneles seguimos a Will, un adolescente de catorce años con un  pasatiempo algo extraño: ama escavar, al igual que su padre. Al comienzo del libro vemos a Will y a su padre excavando y encontrando una estación de metro abandonada desde hace muchos años; se nos introduce la historia de la excavación más como una afición que un simple pasatiempo.

Un día, el padre de Will desaparece sin dejar ninguna pista. Will busca la ayuda de Chester, un amigo para que lo acompañe a buscar a su padre... y por simple casualidad, terminan descubriendo un mundo subterráneo debajo de Londres. Un concepto bastante original e intrigante, ¿verdad? Este libro entra en la categoría de buena-premisa-pero-mal-desarrollo, en la que comparte un puesto especial junto Al Dador de Recuerdos de Lois Lowry.

Quiero aclarar que este libro lo he disfrutado mucho ya que cuenta con aspectos muy interesantes: un mundo subterráneo clandestino poblado de criaturas, nuevas leyes, nuevas culturas, misterio... sin embargo, también hay detalles que no terminaron de convencerme en lo más cerca. Aquí los dejo:

Los personajes: Pese a la gran imaginación que los escritores invirtieron en la trama, los personajes son recortes de cartón, sin emociones. Will nunca muestra ninguna emoción que enganche al lector o que demuestre su preocupación por su padre desaparecido. Rebecca, la hermana de Will muestra aquí y allá algo de personalidad, pero se desvanece con demasiada rapidez. Chester se limita a ser melindroso, y ahí termina todo sentimiento. Y del padre de Will es mejor no hablar.

En este aspecto solo me agradaron Tam y Cal, ya que parecían tener un objetivo final y una personalidad algo definida, a diferencia del resto del elenco.

Los diálogos: Por momentos pensé que estaba leyendo un monólogo con algunos comentarios introducidos con fuerza de por medio. Los diálogos son falsos y el intercambio de palabras incluso entre los adolescentes (Will y Chester).

Las relaciones entre los personajes: Al comienzo del libro se nos menciona la existencia de la madre de Will, sin embargo cada vez que esta es mencionada se le llama la Señora Burrows. Hay una enemistad-desdén en contra de la madre de nuestro protagonista que puede verse sin ningún problema cuando Will habla con ella. Es uno de esos dispositivos para hacer avanzar la serie y nada más. La Señora Barrows solo habla cuando es imprescindible, y al hacerlo siempre se le refleja como una persona volátil y desconfiada, casi con problemas.

La escritura: Con esto no tendría ningún problema sino se tratara de un libro middle grade. Los autores usan una vasta terminología de la excavación hasta el punto que te perdías entre las explicaciones y las docenas de palabras que utilizaban.

Cabos sueltos: Al final de la historia hay tantos cabos sueltos que hacen pensar en si fue hecho adrede o fue un desliz por parte de los escritores.

Sin embargo, el mundo que desarrollaron Gordon y Williams es asombroso, y poco a poco vamos descubriendo información sobre las personas que viven bajo tierra; como estas se extienden por kilómetros y kilómetros.

La introducción de una raza de personas llamadas styx es bastante interesante, pero nada se explicó sobre ellos por eso la carencia de explicación. Solo sabemos que son criaturas humanoides pálidas que poseen ciertos poderes. Conocemos de una ciudad llamada La Ciudad Eterna, donde hace un largo tiempo vivieron los styx. Esta ciudad está abandonada, ya que fue azotada hace cientos de años por una especie de plaga, por lo que nadie se aventura a su interior sin protección y equipados con suministros.

Los forasteros de la Superficie, como le llaman los subterráneos a los humanos, al dar con aquel mundo bajo tierra por mera coincidencia o adrede son lanzados a las Profundidades, tomando el Tren de los Mineros. Este es un aspecto interesante que espero será explicado y explorado en el segundo tomo de la serie.

Si eres un amante de las escenas continuas de aventura sin ninguna especie de descanso, este es tu libro. Will tiene un talento innato para inmiscuirse en problemas y los autores no permiten nunca un descanso sino hasta el final del libro, que acaba con un cliffhanger en todo el significado de la palabra.

2 comentarios:

  1. Pues no tiene mala pinta, eso sí, el hecho de que me parezca demasiado juvenil y que por lo que he leído por ahí, se trate de una saga con bastantes libros me echa para atrás. Sinceramente, no creo que lo lea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siendo sincero no creo que te pierdas de mucho *ríe con malicia*.

      Lamentablemente sí es bastante juvenil. Y también, creo que es una serie de cinco o seis libros (a ver cuándo me hago con los demás).

      Eliminar

¡Suscríbete para notificaciones mediante correos!